Seguidores

viernes, 25 de noviembre de 2016

Buscando el Latido de mi Corazón...

     La noche que traje a Otto a casa y le dejé en el suelo de mi comedor, él se me quedó mirando como diciendo... "qué hago yo ahora??".

     Y yo me quedé mirandole y diciendole... "y ahora que hago yo??"

     Era la primera vez que tenía un cachorro...y no sabía cómo debía afrontar el primer momento, que coincidía con la hora de dormir. Le dí de comer y me lo llevé a su cama. Estaba deseando tenerle entre mis brazos, pero sabía que no debía hacerlo, porque si no se acostumbraría desde el minuto uno a que tenía que estar encima de mí.

     Así que los primeros días intentaba cogerle las menos veces posibles. Pero...como resistirte a un cachorro tan pequeño que depende sólo de tí?... Yo no podía, desde luego.

    De modo que esperaba que se quedara dormido en su cama, así se acostumbraba a ella, y entonces le cogía en brazos.

     Y cual fué mi sorpresa cuando... Otto comenzó a moverse hasta que se colocó de éste modo... para poder escuchar los latidos de mi corazón.


     Y durante los dos pri
meros meses juntos, cuando se quedaba dormido, se movía para coger el sueño así. Puede haber algo más tierno???


No hay comentarios:

Publicar un comentario