Seguidores

domingo, 27 de noviembre de 2016

Como Conseguir que No Te De el Follon Cuando Vas a Comer

     En el momento en que Otto olfatea que estoy cocinando... se para conmigo en la cocina y no se despega de mi lado. Se sienta y me sigue de un lado a otro de la cocina. Hasta que me siento en la mesa a comer y entonces empieza la tortura.

     No para de pedir comida, subiéndose a mi pierna, rascándome (que llega a hacerme daño), y cuando se desespera porque no consigue que le eche nada o porque quiere más...muerde los sillones donde estoy sentada.

     Qué cosas hay que tener en cuenta para que tu perro deje de molestarte en la comida??? Hay muchas técnicas en internet, yo os cuento las que para mí han sido infalibles.

     Por supuesto yo estoy en contra de la violencia y para educar a tu perro no hace falta pegar jamás. Hay que ser constante y premiarle siempre que haga lo que tu le estás enseñando.

     El proceso es largo... pero efectivo.

     1. Dale primero de comer a él. De ese modo cuando tú te sientes no estará hambriento y la necesidad de pedir comida por hambre no existirá.

     2. Si sois varios miembros en la familia, tenéis que seguir todos la misma pauta, porque en el momento en que uno infrinja las normas...todo el trabajo se viene abajo.



     3. No cedas nunca a su carica de pena, esa que te grita "dame por favor" y no te puedes resistir.

    4. Cuando te pida comida, rascándote, ladrando o mordiendo cosas para llamar tu atención: IGNORALE POR COMPLETO. Acabará entendiendo que con esa actitud no consigue su propósito.

     5. Si cuando has acabado de comer, no te ha molestado, puedes darle un premio. Yo uso trocitos de pan duro que le encantan. Puedes usar fruta, su propio pienso, o algunos premios que venden en tiendas especializadas.

     Así fué como enseñé a Otto. Fué muy costoso, no es nada fácil, porque ignorar a un cachorro chiquitico, que despues de estar todo el día solo te pide comida....

     Finalmente lo conseguí, podía sentarme a comer y Otto no me molestaba, se ponía en su cama a jugar con sus juguetes y yo podía comer tranquilamente.

    Peeeeeeeeeeeeeero... un día, que estaba malita, Otto me pidió comida cuando yo estaba sentada y... como no me encontraba bien, para que me dejara tranquila le dí un trocito de comida. Eso echó por tierra todo el trabajo y el aprendizaje de meses. A partir de ese momento no dejó de darme el follón de una forma....

     Es como si en un instante hubiera olvidado lo aprendido en 2 meses. Así que un amigo me dijo una técnica que no es dolorosa y que para él fué infalible con sus perros.

     Se trata de hacer un rulo con varias hojas de papel de periódico. Algo parecido a ésto:

 

     Cuando tu perro se acerca sólo tienes que decirle un NO rotundo y darle con el rulo en el hocico.

     Esto fué....infalible.

     Me sentaba en la mesa, con el rulo al lado. Primero utilizo las técnicas que os he indicado arriba, y cuando no funcionan y tras ignorarle mucho sigue follonero... cojo el rulo, le digo NO y le doy en el hocico.

     No le doy con fuerza, el sonido y el aire hace que salga corriendo con el rabo entre las piernas y tarde en acercarse de nuevo. Es más.... cuando cojo el rulo y lo levanto... ya sale corriendo.

     Me costó mucho volver a conseguir que Otto no me molestara en mis horas de comer, sobre un mes estuve con el rulo por el comedor de casa, pero finalmente, cuando yo estoy comiendo, Otto está jugando con sus juguetes:


     O en su cama dormido.


     Eso sí, en cuanto acabo de comer, se levanta corriendo tras de mí para que le de su premio por haberse portado bien.

     Ahora puedo llevármelo a todas partes a comer fuera. Por que siempre está tranquilo en sus cosas y yo puedo disfrutar de una cerveza con los amigos, sabiendo que Otto no está pidiendo comida bajo la mesa a nadie.

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario