Seguidores

jueves, 16 de febrero de 2017

Como Proteger las Almohadillas de Tu Perro

     Las almohadillas de tu perro ayudan a caminar sobre terrenos ásperos. Son blandas y están preparadas para amortiguan el impacto del caminar.
     Protege los huesos y articulaciones de impactos y golpes.  Son un mullido soporte que le ayuda a mantener el equilibrio.

     Por ser tan importante para nuestros perros, debemos cuidarlas e hidratarlas mucho.


     Empecé a observar que Otto se paraba muy a menudo cuando
salíamos de paseo. Se paraba y se lamía una pata. Una noche mientras le acariciaba le toqué una patica, y  noté que las almohadillas de mi Otto estaban ásperas, resecas y agrietadas. La al mohadilla de los dedos estaban enrojecidas.. así que busqué por internet.

     Encontré que el asfalto puede dañarlas, por eso conviene que se alterne las superficies de los paseos por zonas blandas como aceras o parques.
     Cuidado con las extremas temperaturas. En verano cuidado con las altas temperaturas que tiene el asfalto, o la arena de la playa, porque puede provocar serias quemaduras. En invierno, pisar por el hielo es igual de perjudicial.

     Para tener cuidadas las almohadillas de tu perro debes tener en cuenta varias cosas:

  • Las uñas: deben casi tocar el suelo al caminar. Si se escucha el sonido o se enganchan en el suelo, hay que cortarlas.
  • Recortar el pelo entre las patas: si tu perro es peludo sobre todo.
  • Limpiar entre los dedos, porque suelen quedarse piedras o suciedad, que si hay herida en las almohadillas, podría infectarse.
  • Hidratar las almohadillas. 

     Hay un montón de productos en el mercado específicos para perros. Pero estuve viendo en muchos blogs que la vaselina se puede utilizar.

     Así que... la he utilizado. Se la pongo cada vez que le toco las almohadillas y se las noto muy escamadas.
     Le pongo una pequeña cantidad de producto, porque es muy pegajosa y no quiero que cuando vaya a andar se resbale por todas partes.
     Y mientras se lo extiendo le doy un masaje....y le gusta mucho, se queda dormido. 


     Suelo ponerlo por la noche, aprovecho que se queda dormido y como no camina hace más efecto. Al día siguiente, si siguen asperas, le vuelvo a poner otro poquito, así hasta que las noto suaves. Y en ese momento dejo de ponerle.
     Normalmente lo hago 2-3 días seguidos, no más.

   He leído que no es bueno abusar con la hidratación, ya que porque podríamos provocar  que pierda su dureza y sea demasiado frágil.
   
     Así que en cuento notéis mejoría.. dejad de ponerle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario